Es extraordinario el tipo de éxito que puede llegar a lograr una organización con un líder que tenga la convicción y la sabiduría para dirigir a su equipo hacia los fines y objetivos preestablecidos. Aprender lo que es un lider y como ser un lider es una cualidad que puede llevar a tu Organización hacia el Éxito.

La competitividad empresarial necesita que te conviertas en ese líder que tu organización necesita, esta cualidad que puede ser adquirida, puede lograr que tu empresa adquiera personalidad propia en base a las características y cualidades que tu mismo le transmitas.

 Algunas personas creen que los grandes líderes se hacen, no nacen. Sí, puede ser cierto que algunas personas nacen con talentos naturales. Sin embargo, sin la práctica, sin unidad, sin entusiasmo, y sin experiencia, no puede haber un verdadero desarrollo de liderazgo en la empresa.También hay que recordar que los buenos líderes están continuamente trabajando y estudiando para mejorar sus habilidades naturales. Esto requiere un compromiso de mejorar constantemente en cualquier proyecto que una persona escoja.

¿Qué es un líder? En primer lugar, vamos a definir el liderazgo. Para ser un líder, uno debe ser capaz de influir en los demás para alcanzar una meta o un objetivo. Contribuir a la organización y a la cohesión de un grupo.

Contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree, el liderazgo no es cuestión de poder. No se trata de acosar a la gente o  conducirlos utilizando el miedo. Se trata de animar a otros hacia la meta de la organización. Se trata de poner a todos en la misma sintonía y ayudarles a ver el panorama general de la organización. Tú debes de ser un líder, no un jefe o un patrón.

En primer lugar, hay que conseguir que la gente te siga. ¿Cómo se logra esto?

La gente sigue a los demás cuando ven un claro sentido de propósito. La gente sólo te seguirá si ven que  sabes adónde vas. Recuerdas aquel dicho que dice, “No me sigan, yo también me he perdido”. Lo mismo sucede para el liderazgo. Si no sabes hacia dónde te diriges, es muy probable que la gente no te seguirá a ningún lado.

Tú mismo debes reflejar la visión de tu organización. Tener un sentido claro del funcionamiento de tu Negocio, sabiendo a quiénes debes dirigir tus órdenes, con quienes hablar, reflejar las metas de la organización y objetivos, es la única manera de mostrar a los demás que sabes lo que estás haciendo.

Ser un líder no es acerca de lo que otros hacen. Se trata de quién eres, lo que sabes, y lo que haces. Tú deberás ser un reflejo de lo que los subordinados deben ser.

Los estudios han demostrado que una de las bases de un buen liderazgo es la confianza que los subordinados tienen en ti. La  confianza se gana y por ende será defendida contra viento y marea  cuando te hayas ganado la de tu organización.

La confianza se basa en las buenas relaciones, en la camaradería y en altos principios de ética.

La manera en que  trates a tu gente, y la forma de construir las relaciones, sentarán las bases para la fuerza de su grupo. Cuanto más fuerte sea la relación, más fuerte será su fe y confianza en sus capacidades.

Una vez que tengas su confianza, podrás proceder a comunicar las metas y objetivos que han de emprender.

La comunicación es una clave muy importante para un buen liderazgo. Sin esto no puedes ser un buen líder. El conocimiento y la experiencia técnica que tengas tiene que ser claramente irradiada a las demás personas.

Además, no puedes ser un buen líder sino tienes una buena capacidad de juicio. Tu  debes ser capaz de evaluar las situaciones, sopesar los pros y los contras de cualquier decisión, y buscar activamente una solución.

Estos son los actos que acrecentará la opinión de tus subordinados hacia ti, lo que elevará la confianza que te tengan. Por lo tanto, buena parte de la toma de decisiones es vital para el éxito de tu organización.

Los líderes no son los héroes que todo lo hacen, no se debe pretender saberlo todo, y tú no debes confiar solo en tus habilidad.

Debes reconocer y aprovechar las habilidades y los talentos que tus subordinados tienen. Sólo cuando se llega a este ejercicio se es capaz de trabajar como una unidad bien cohesionada.

Recuerda que ser líder toma una buena cantidad de trabajo y de tiempo. No se aprende de la noche a la mañana. Recuerda, también, que no se trata sólo de tí. Se trata de tí y de la gente que te rodea.

Entonces, ¿tienes la motivación y el deseo que se requiere para ser líder? ¿Tienes el deseo de trabajar cooperativamente con otras personas? Entonces puedes comenzar ahora. Toma acción y se un  líder ya.